La pulga y la tortuga. Cuentos cortos infantiles


La pulga y la tortuga

Autor: Juan Manuel Nieto Jimenez

(3.57/5)
(1047 puntos / 293 votos)


Cuento publicado el 29 de Septiembre de 2012


- ¡Tengo que saltar! ¡Tengo que saltar! –gritó eufórica la pulga…
- ¿Tienes? ¿O quieres? –dijo la tortuga. La pulga pausó durante unos instantes.
- ¡Quiero saltar! ¡Quiero saltar! –insistió.
La tortuga desvió la mirada un instante que a la pulga le pareció hacersele eterno, y volvió a mirarla.
- ¿Por qué quieres saltar?
La pulga paró de nuevo.
- ¡Debo saltar! ¡Debo saltar!
- Pues salta…
La pulga saltó. Su salto fue impresionante. La tortuga miraba estupefacta como si jamás hubiese visto un salto igual.
Cuando llegó al otro extremo, una sonrisa y una mueca de satisfacción se reflejó en la cara del pequeño ser.
- ¿Y ahora que? –preguntó la tortuga.
- ¡Tengo que saltar a tu lado! ¡Tengo que saltar a tu lado! –gritó la pulga dando saltitos.
La sabia tortuga sonrió, ya que era la décima vez en el día que la pulga repetía el salto.

//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento

Fecha: 2012-10-13 17:37:44
Nombre: Natalia
Comentario: Me gusta este cuento porque creo que es muy interesante, y he pensado muchas cosas después de leerlo.
Creo que a veces nosotros hacemos alguna cosa sin saber por qué hace esto. Como en la escuela secundaria, yo sabía que tenía que estudiar y estudiar sin parar para los exámenes. Sin embargo, no pensaba el significado de esto, solo sabía que tenía que sacar buenas notas para entrar en una buena universidad. "Tengo que estudiar" como lo que dice la pulga "Tengo que saltar". Pues si no piensas el razón antes de hacer una cosa, no sabría qué vas a hacer cuando lo termine.
Entonces, creo que tengo que pensar mucho y tener planes para el futuro. Como sólo me quedan 2 años en la universidad, tengo que ser preparada para el nueva vida.