ÔĽŅ La princesa de los labios verdes. Cuentos cortos infantiles
ÔĽŅ

La princesa de los labios verdes

Autor: Mª Ester Pablos

(3.86/5)
(752 puntos / 195 votos)


Cuento publicado el 03 de Julio de 2012


Mucho antes de que t√ļ nacieras, exist√≠a un reino maravilloso, escondido en lo m√°s rec√≥ndito de un bosque. Pero ese bosque no era un bosque normal, era un bosque encantado. Las personas que viv√≠an en el reino, nunca se atrev√≠an a adentrarse en su interior, ya que les hab√≠an contado que all√≠ habitaban un sinf√≠n de criaturas misteriosas, y que era muy, pero que muy peligroso entrar all√≠.

Sin embargo, a Adelita, la hermosa princesita, esas historias le importaban un pimiento. Lo √ļnico que le interesaba era encontrar a su pr√≠ncipe azul. S√≠, Adelita era muy enamoradiza. Estaba tan obsesionada, que se pasaba todo el d√≠a besando ranas y preguntando con voz so√Īadora:
-¬ŅEres t√ļ mi principito?- pero, como os podr√©is imaginar, las ranas nunca contestaban.
Así que, un día, Adelita, cansada de ir al estanque de siempre, decidió entrar en el bosque. Estaba convencida de que su adorado príncipe estaría esperándola allí, croando en una charca mágica. Por eso, ni corta ni perezosa, se puso su capa de color rosa, y se marchó, sin decirle nada a nadie, con una sonrisa traviesa en el rostro.
Caminó durante mucho tiempo, hasta que encontró un riachuelo. Y al lado del riachuelo, una charca repleta de ranas que saltaban alegremente.
Adelita se puso manos a la obra, las cogió y las besó una y otra vez. Tantos besos dio, que sus labios, se pusieron de color verde. Y al mirarse en el agua, la princesa casi se muere del susto.
- ¬°Ay madre, qu√© horror!- dijo mientras sollozaba amargamente. - ¬ŅQu√© voy a hacer ahora con unos labios tan feos? ¬°Nadie querr√° darme besos!
Y entonces, ocurrió algo increíble. Desde la charca, le llegó una risita maliciosa. Una de las ranas se estaba desternillando de risa, y para rematar el disgusto que se había llevado la pobre Adelita, el malvado anfibio empezó a cantar:
¬°Adelita, Adelita,
Princesa besucona,
Tantos besos diste,

Que dejaste de ser mona!
La chiquilla, se acercó a la rana cantarina, y le preguntó con mirada suplicante:
- Pero... ¬ŅQu√© puedo hacer? ¬°Estoy hecha un desastre! ¬°No puedo quedarme as√≠ toda la vida!
La rana siguió cantando, divertida:
¬°Si linda quieres estar,
a un chico tendr√°s que besar,
te deseo suerte, princesita,
la vas a necesitar!
Y dicho esto, la rana brincó y desapareció bajo del agua.


Al enterarse de lo ocurrido, el rey mandó llamar a todos los jóvenes del reino. Y ellos se colocaron en fila india, desde la entrada del enorme castillo hasta las afueras de la aldea.
Todos estaban muy nerviosos, porque no querían ofender al rey o a Adelita, pero cuando les llegaba el turno para besar a la princesa de los labios verdes, o se desmayaban o salían corriendo despavoridos como si les persiguiera una fiera.
Al darse cuenta de que nadie quería estar con ella, la princesita se escondió en su cuarto, y se echó a llorar.
- ¡Buuaaaaaa! ¡Buaaaaa! ¡Nadie me quiere! ¡Estoy espantosa! ¡Ya no puedo ser princesa!- así que sin pensárselo dos veces, cogió una cuerda y se descolgó por la ventana. Pero entonces la cuerda…¡Se rompió!
A Adelita solo le dio tiempo a cerrar los ojos, y a gritar como una posesa:
- ¡Mamaííííííítaaaaa! ¡Me voy a espachurrar!- y entonces, algo detuvo su caída. Eran unos brazos fuertes…-pensó- ¡seguro que eran los de un príncipe!
Toda ilusionada, abri√≥ los ojos. Y lo que vio la dej√≥ sin respiraci√≥n. Una enorme cabeza de sapo la estaba mirando con ojos saltones. ¬°Horror!- se dijo- ¬°¬ŅEra un pr√≠ncipe con cara de sapo?!
- ¬°Hola! ¬°Croac! ¬°Me llamo Juan! ¬°Croac! ¬°He venido a liberarte del hechizo! ¬°Croac!
- ¬ŅEres un pr√≠ncipe?- pregunt√≥, sorprendida.
- ¡Sí! ¡Croac! ¡Pero también estoy encantado! ¡Croac!
- ¬ŅY qu√© fue lo que te pas√≥? ¬ŅPor qu√© tienes cara de sapo?
- Las chicas de la aldea no me querían besar ¡Croac! y por eso quise convertirme en sapo ¡Croac! ….así que entré en el bosque y bebí agua de una charca ¡Croac! y la cara se me quedó así de fea… ¡Croac!
- ¬°¬°Ay pobre Juan!! ¬°¬°Eso es terrible!!
- Para recuperar mi cara ¬°Croac! necesito que me bese una princesa ¬°Croac! ¬ŅMe besar√°s t√ļ, Adelita? ¬°Croac!
Y a Adelita, que ya tenía experiencia besando ranas, no le costó nada hacer lo que Juan le pedía.
En menos que canta un gallo, ella recuperó el color rojo de sus labios, y la cabeza de Juan volvió a la normalidad.
Los dos se pusieron tan contentos, que a partir de entonces nunca m√°s se separaron. Adelita dej√≥ de besar ranas, y Juan no volvi√≥ a probar el agua de una charca¬Ö.y os estar√©is preguntando ¬ŅQu√© sucedi√≥ con la rana del bosque?
¡Ah! ¡Sí! Siguió cantando en su charca mágica, esperando a que otra princesa desprevenida, viniera a visitarla.

//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contrase√Īa de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento

Fecha: 2012-10-14 21:55:34
Nombre: Rosa Yan
Comentario: Es un relato muy parecido a otro cuento de hadas El pr√≠ncipe rana, que es uno de los m√°s concidos del mundo. Ambos tienen los mismos personajes, el espacio y algunos acontecimientos, por ejemplo un pr√≠ncipe az√ļl, una princesa hermosa, pasar en el castillo, besarse......
Sin embargo, este autor ha cambiado mucho sobre los contenidos con una forma interesante que la gente no podr√° imaginarse. Tr√°s de leerlo, entendemos que la princesa es una chica rom√°ntica y medio tonta debido a que ella siempre so√Īaba que besando unas ranas, encontrar√≠a a su amor y pensaba realizar su deseo como la trama del antiguo relato que se llamaba El pr√≠ncipe rana. Por lo tanto, para que su adorado pr√≠ncipe apareciera, la enamoradiza andaba dando besos a todas ranas sin cesar en el estanque y la charca, y aun m√°s, ni corta ni perezosa, entr√≥ en el bosque encantado en donde los habitantes nunca atreverse a adentrarse por su peligro, con el fin de besar a otras. Enfrente de nosotros lectores, ¬°c√≥me se esforzaba por su amor! Aunque ella todav√≠a no se hubiera enterado qu√© ser√≠a el amor y c√≥mo se enamorar√≠a de otro no solo con un beso sino con bien tratamiento, lo que se le hab√≠a ocurrido a Adelita fue demasiado desgraciado, a decir verdad.
Vamos a refrescar la memoria del antiguo cuento, esa princesa tiene m√°s suerte que Adelita, ¬Ņno? El autor nos regala una gran sorpresa que los labios de pobre Adelita se pusieron de color verde. Lo que le pas√≥ a Adelita era m√°s duro de lo que pens√°bamos.Y, luego, ¬Ņc√≥mo era Adelita? ¬ŅElla era tan desafortunada como siempre? Por supuesto, no. El buen autor le dej√≥ al pr√≠ncipe, Juan, mostrarse en p√ļbico a la √ļltima hora, pero con cara de sapo cuando la triste princesa saltaba desde la ventana. √Čl ansiaba que alguien le besara a fin de romper el hechizo, y ella deseaba encontrar a su media naranja, dando besos sin incertidumbre. De repente, la ilusi√≥n de ella se convirti√≥ en realidad. Lo diferente es que √©l es sapo no es rana.
Al principio, me compadezco de Adelita y supongo que seguramente ella se ha equivocado tanto que recibe muchos castigos. Poco a poco, he descubierto que cada uno de los sufrimiento que el autor concierta tiene significado y raz√≥n. Es obvio que como ella practicaba besando mucho con las ranas, ya no le dio miedo el anfibio y bes√≥ con facilidad al pr√≠ncipe, quien ten√≠a cara de sapo. Y al cabo de recuperar el color rojo de los labios de ella, y la cabeza de Juan volver a la normalidad, por esta vez comprendemos que el verdadero amor que ellos y nosotros llevamos un siglo esperando ya viene. Conforme pasaba el tiempo, hab√≠an sufrido tales adversidades cada instante que pod√≠an entender el sentido del amor. Es decir, jam√°s desesperes, a√ļn estando en las m√°s sombrias aflicciones, pues de las nubes negras cae agua limpia y fecundante.




Fecha: 2012-07-04 17:13:00
Nombre: Jorge
Comentario: Muy bueno el cuento, bien escrito y estructurado, me gustó.


Fecha: 2012-07-03 10:42:20
Nombre: Jose Ant. Bol
Comentario: Felicidades!!
Excelente redaccion.
Saludos