La niña y el árbol. Cuentos cortos infantiles


La niña y el árbol

Autor: Estela Fonseca

(4.15/5)
(2187 puntos / 527 votos)


Cuento publicado el 24 de Marzo de 2012


Gaby era una niña que vivía lejos del pueblo y para poder ir a la escuela era necesario atravesar un pequeño bosque, en el colegio la hacían llorar por que le decían que era negra y fea y por eso salía llorando casi todos los días de la escuela , pero cada vez que pasaba entre los arboles sentía una voz que la llamaba ella no prestaba atención. Cierto día decidió acudir a la voz que la llamaba y con asombro descubrió que era un gran árbol, el cual le dijo cuando la estuvo de frente—hola Gaby, por fin acudes a mí, te he querido consolar cuando pasas llorando y quejándote de tu suerte, sé que te dicen fea y eso te molesta, al igual cuando te dicen negra, quieres hablar conmigo tengo muchas respuestas a tus dudas. —¿A mis dudas? Preguntó Gaby.

— Si tus duda, tus inquietudes y tu mala suerte– dijo el árbol.

— me molesto por que todos se burlan de mi diciéndome cosas feas, y me siento fea, negra y torpe
— Tu te sientes fea, y permites que te vean fea, por eso te dicen fea, al no quererte dejas que los demás no te quieran te ves negra yo te veo morena, negra la noche cuando no se ve, negro el carbón que da mi corazón cuando yo muera, pero negra tu no te veo. - dijo el gran árbol con una gran sabiduría. — Sera que los demás ven lo que yo transmito con mi actitud, — Así es Gaby, yo te veo morena preciosa, inteligente, capaz, pero tienes que demostrártelo y quererte tal como eres y hacerle sentir a los demás lo importante que eres y lograras que te quieran con tus defectos y tus virtudes… Ese día Gaby sonrió y demostró que era una morena inteligente y bella..

//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento

Fecha: 2012-10-07 22:14:15
Nombre: Faustina Lin
Comentario: Este cuento me emocionó mucho y me puse a llorar.Recordaba que cuando era niña,mis padres trabajaban mucho y no tenían tiempo para cuidarnos ni acompañarnos.Así que mi hermano y yo vivía con mi abuelo.Era campesino como el padre de Alicia.Cuando estaba trabajando,jugabámos a su lado.Los fines de semana mi abuelo nos llevaba al parque y montábamos las bicicletas.Mi abuelo era una persona muy trabajador,honesta y sincero.Le gustaba cuidar los niños y coser la ropa.Aunque nunca fue al colegio para estudiar por la economía familiar,me enseñó muchas cosas diarias.
Cuando mis tías volvieron a casa para visitarle,siempre le regalaron una tostada de malanga.Pensaba que fue una de las cosas favoritas de él porque cuando la recibió,siempre estaba muy contento.Otra cosa fue el colcha de seda natural.Era una cosa carísima porque mis tías siempre elegían las cosas con buena calidad.Una noche de invierno que hacía bastante frío,tenía un montón de tareas por hacer.Trabajé hasta la medianoche.En ese momento todo el mundo estaba durmiendo,pero mi abuelo despertó y anduvo hacia yo.Me dijo que¨Niña,¿qué estás haciendo?Es la hora de dormir.Deja los trabajos y ve a la cama.Si no acostas,no puedo dormir bien.¨¨Abuelo,sólo queda un poquito.Me dejas terminarlo,por favor.¨contesté yo.¨Vale,vale.Te voy a preparar una leche caliente y te espero aquí.¨Era una noche inolvidable porque la leche me calentó mucho el cuerpo y me dio mucha energía.Sobre todo,me emocionó mucho su amor y su cuidado.
Mi abuelo le gustaba hacer ejercicios y montar la montaña,por eso tenía muy buena salud,pero un día después de ir al médico,tenía mala cara y no me dijo nada.Dentro de unos meses,el médico dijo que tenía que hospitalizarse para supervisar su estado.Al principio,mi padre me mandó que iba al hospital y pasaba unas noches con mi abuelo.Pensaba que el hospital llena de las virus y bacterias,fue un lugar muy sucio y no tenía ganas de hacerlo.Luego,empecé a arrepentirme mucho porque se murió de cáncer después de tres meses.No podía creer esa tragedia.Mi madre me dijo que antes de morirse,mi abuelo quería verme y intentó mantener su último respiro.Pero mi colegio estaba muy lejos de mi casa.Por lo tanto,llegué tarde y perdí la última oportunidad para abrazarle y decirle cuánto le quería.
Comprendí que no era el amante de malanga.Es decir,quería darme las mejores cosas que tenía.Yo estaba enamorada de las comidas de malanga,por eso mandó a mis tías a comprar la tostada de aquel sobor para mí.También nunca ha usado aquel colcha de seda natural durante toda la vida.Al contrario,he usado todos los días hasta ahora.Si fuera más madura y más inteligente,no tenía ese arrepentimiento tan grande y profundo.Aunque se murió hace diez años,algunas noches cuando recordé lo que pasaba con él ,me puso a llorar y me sintí que dentro de mi corazón había un agujero vacío.Dicen que¨El pasado no podemos borrar ni se puede cambiar,sólo necesitamos aceptarlo,superarlo y seguir adelante.¨Espero que pueda preciar todas las personas que están a mi lado y no haga tonterías como las de mi infantil.



Fecha: 2012-03-31 13:31:58
Nombre: nyul Amparo
Comentario: Interesantisimo esta clase de cuento que divierte a los niños. Me gustaría un poquitin más corticos para niños de 6 años.


Fecha: 2012-03-27 18:47:17
Nombre: TERESA
Comentario: MUY BUENO


Fecha: 2012-03-25 16:05:19
Nombre: Manuel Ibarra
Comentario: Muy buen cuento, me gusto, un mensaje para subir la autoestima del ser humano, felicitaciones para la autora.


Fecha: 2012-03-24 11:05:15
Nombre: Martha Susana
Comentario: Lindo! y verdadero! asi es, nos ven como nos vemos! buen cuento, buena lección!