El David y el Goliat de la Naturaleza. Cuentos cortos infantiles


El David y el Goliat de la Naturaleza

Autor: Manuel Ibarra

(3.58/5)
(272 puntos / 76 votos)


Cuento publicado el 12 de Marzo de 2012


Siempre se ha pensado que en la naturaleza se impone el uso de la fuerza por parte de los grandes animales.Pero no tiene porque ser asì, de allì que habìa una vez un pequeño conejo el cual vivìa con su familia en el bosque, entonces un hambriento y feroz tigre comenzò a cazarlos indiscriminadamente, muy triste y lloroso el conejo no dormìa pensando en la manera de salvar a su familia del temible animal, fue entonces cuando tuvo una brillante idea, decidiò mudarse cerca de la cueva de un puerco espìn y le propuso un trato amistoso, en donde el conejo se comprometìa a traerle muchas frutas como patillas, melones, guayabas, mangos para alimentar a la familia del puerco espìn mientras èste se comprometìa a enfrentar con sus afiladas espinas al feroz tigre, aceptado el trato, un dìa se presentò la ocasiòn en donde el tigre llegò a la cueva del asustado conejo y el puerco espìn saliò y lo enfrentò, el tigre tratò de atraparlo pero las espinas se le clavaron en sus patas, el hambriento tigre se retirò cojeando. Muy feliz el conejo le diò las gracias al puerco espìn ya que juntos habìan logrado vencer al feroz animal. La siguiente semana el conejo caminaba por el bosque cuando se encontrò con un pequeño mapurite, al cual todos los animales del bosque le temìan dado el fuerte olor que despide cuando se molesta y orina, el conejo le hizo un trato para que le protegiera a su familia y a cambio le traerìa grandes cantidades de frutas, aceptado el trato llegò el dìa en que el hambriento tigre volviò a la cueva del conejo y entonces el pequeño mapurite lo enfrentò y soltando un fuerte chorro de orin en su cara, casi lo ahoga y deja ciego por el fuerte y desagradable olor, el tigre saliò corriendo y el conejo le agradeciò al mapurite por su ayuda. El siguiente mes, el conejo se encontrò por casualidad con un numeroso grupo de abejas, acercàndose con mucho cuidado les propuso un trato, el cual si ellas aceptaban proteger su cueva por una semana, las llevarìa a un lugar lejano en el bosque en donde estaba un inmenso cultivo de flores, muy contentas las abejas aceptaron el trato y se mudaron muy cerca de la cueva del conejo. Un dìa llegò el tigre y cuando tratò de entrar a la cueva, un enjambre de miles de abejas lo enfrentaron y lo pincharon por todo el cuerpo, el asustado tigre no tuvo màs remedio que salir corriendo dando gritos por toda la selva. El conejo saliò muy contento de su casa y les dio las gracias a las abejas y se fue con ellas a terminar de cumplir el trato acordado. De esta manera se evidencia como la inteligencia de un pequeño conejo venciò a la fuerza de un inmenso tigre.

//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento

Fecha: 2012-03-12 15:47:02
Nombre: Carlos Alfonso
Comentario: De la mano del maestro, recordandonos la infancia que jamàs hemos dejado, una moraleja con una sencilla explicacion. FELICITACIONES


Fecha: 2012-03-12 07:26:35
Nombre: Martha Susana
Comentario: Manuel, siempre tus cuentos infantiles aleccionadores y amenos! me gustó!