ÔĽŅ En la Habitaciůn. Cuentos cortos fant√°sticos
ÔĽŅ

En la Habitación

Autor: Francisco Escate

(4.12/5)
(923 puntos / 224 votos)


Cuento publicado el 19 de Enero de 2009


El hospital parecía abandonado, aunque estaba repleto, alguna vez fue el sanatorio mas grande de todo el país, pero hacia mucho tiempo que había sido dejado de lado y otros hospitales mas modernos ocupaban ese título, pero aun funcionaba, y estaba repleto.

Tenia tras sus muros antiguos e inmensos, varios pabellones derruidos que hab√≠an sido abandonados por su mal estado, y solo funcionaba oficialmente el pabell√≥n principal en donde hab√≠a un peque√Īo grupo de enfermeros (se pod√≠an contar con los dedos) y apenas un par de doctores que en realidad parec√≠an dos pacientes mas; sin embargo hab√≠a una cantidad incontable de pacientes mentales que deambulaban inmundos y enfermos por todos lados, comos sombras o fantasmas; eran ellos los due√Īos de todo, algunos vivian en los viejos pabellones abandonados, pero la mayor√≠a dorm√≠a en lo que alguna vez fueron grandes jardines y ahora solo eran matorrales horribles, secos y abandonados, donde la hierba mala crec√≠a hasta la altura del pecho.


A ese lugar llegó el pintor un día, no llegó por que quiso, lo trajeron a rastras unos tipos grandes y descerebrados, lo tiraron en el patio central a los pies del doctor encargado y le entregaron un sobre ajado que contenía toda su vida en una hoja, tiempo después esta hoja se perdería para siempre entre los cientos de carpetas apolilladas del archivo.

El pintor no ten√≠a muchas pertenencias, un polo viejo, que al parecer antes de ser polo fue trapeador, un pantal√≥n jean cortado a tijeretazos por las rodillas, un par de zapatillas rotas y un pu√Īado de carboncillos que hac√≠an bulto en los bolsillos de su pantal√≥n-short. El doctor lo miro con fr√≠o desinter√©s para luego darle la espalda y marcharse.

Al d√≠a siguiente de su llegada ya nadie se acordaba de el; lo hab√≠an dejado suelto a su suerte cerca al pabell√≥n principal y fue deambulando por los jardines, sorteando a los locos violentos, esquivando a las ratas que saltaban desde los matorrales como d√°ndole la bienvenida, camin√≥ lo mas lejos que pudo hasta el √ļltimo pabell√≥n, donde, en un par de d√≠as encontr√≥ un cuarto vac√≠o que al parecer no estaba ocupado, cerro la puerta y se hecho en el piso de piedra a llorar, y luego cuando ya no tuvo mas l√°grimas, durmi√≥.


Una ma√Īana despert√≥ menos triste que siempre, casi optimista, vaci√≥ uno de sus bolsillos en el piso, tom√≥ un carboncillo y dibuj√≥ una delgada l√≠nea negra en la pared, poco a poco fue d√°ndole forma hasta convertirla en una curva, y luego otra, un ligero paisaje tomaba forma; con el pasar de los d√≠as el paisaje iba creciendo y tomando color, no todo eran lomas de pasto verde y vivo, hab√≠an extensiones inmensas de cultivos, donde las tierras ten√≠an diferentes tonos de marr√≥n dependiendo de cada parcela, a veces parec√≠a un inmenso mantel o un colorido vestido hasta que te topabas con un bosque de eucaliptos y jacarand√°s o con un grupo de orqu√≠deas y agapantos que invad√≠an la habitaci√≥n con su fragancia.

De un extremo al otro de la habitaci√≥n corr√≠a un peque√Īo riachuelo en donde el pintor se esmeraba en acentuar las laderas para que no se desborde el ri√≥ en √©pocas de lluvia, as√≠ pues, dibuj√≥ cientos de piedrecitas que de noche agitadas por la fuerza del agua se golpeaban entre si, impidiendo que el pintor conciliara el sue√Īo; este se dedico entonces a pintar el cielo raso en el techo del cuarto, era un cielo inmenso y de un tono azul el√©ctrico, vivo e infinito donde las nubes parec√≠an bolas de algod√≥n blanco y daban la impresi√≥n de que pod√≠an tocarse con solo estirar la mano.

Casi todos los días había un inmenso sol que calentaba las paredes de la habitación y que llenaba de vitalidad y animo al pintor, entusiasmado había creado un paisaje tridimensional que abarcaba toda la habitación, no había espacio en pared, piso o techo que no estuviese invadido por ese hermoso paisaje que día a día se llenaba de detalles y se volvía mas real.

Si bien los d√≠as eran de cielo azul y el sol resplandec√≠a con toda su gloria, Las noches eran frescas y claras, la luna blanca iluminaba cada rinc√≥n y los animales del campo jugaban como ni√Īos en las praderas, el pintor se echaba entonces sobre el pasto coposo y verde a mirar las estrellas, el no sab√≠a el nombre de ni una constelaci√≥n pero se divert√≠a vi√©ndolas tintinear y formando figuras imaginarias con ellas. Una noche hab√≠a demasiado viento y unas nubes oscuras llegaron de lejos ocultando tras de si la luna, el pintor sab√≠a lo que se venia, pero no pudo hacer nada, una lluvia torrencial, de esas que solo se conocen en la sierra, se dejo a caer; el pintor, que hacia bastante tiempo no se ba√Īaba (solo se remojaba los pies en el riachuelo), sinti√≥ la lluvia rica y viva, la libertad ca√≠a sobre su cara en forma de gotas, y el no se aguant√≥ la risa y empez√≥ a llorar, saltando y riendo, gritando y bailando, entendi√≥ entonces que hab√≠a llegado el momento de conquistar otros territorios y buscar nuevos lienzos.

Cuando los enfermeros entraron en la habitaci√≥n, el piso de piedra aun estaba h√ļmedo, y entre los miles de garabatos negros que hab√≠an en las paredes llegaron a ubicar una silueta que se alejaba en el horizonte.

//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contrase√Īa de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento

Fecha: 2010-06-08 09:54:05
Nombre: Martha Susana
Comentario: hermoso cuento, hermoso final!volver a empezar, es de valientes...



Fecha: 2010-03-17 12:53:38
Nombre: Carmen
Comentario: √ā¬°Relindo y vivificante!


Fecha: 2009-10-08 14:18:35
Nombre: Ignacio Wong
Comentario: Hola. me gustado mucho el cuento, !es fabuloso!
Felicidades


Fecha: 2009-09-10 18:41:51
Nombre: C√ɬ©sar Mu√ɬĪoz
Comentario: Merece su cuatro.


Fecha: 2009-08-31 11:19:34
Nombre: ROMAN ADRIAN
Comentario: sensillamente hermoso...


Fecha: 2009-04-05 18:03:31
Nombre: Javier
Comentario: Muy bueno.


Fecha: 2009-03-27 12:01:20
Nombre: nasanyel sancle
Comentario: es un cuento , con una construccion clasicamente magistral, es una crònica descriptiva , alienante y cerebral, pues se sabe cual es el final , pero se ansia que se llegue , y nos haga volver a creer que en un dia lluvioso y grisaceo el sol destellara en colores radiantes y calidos , muy pero muy bueno



Fecha: 2009-01-27 07:37:58
Nombre: INUNIVERSUM
Comentario: GENIAL!, HACE MUCHO TIEMPO QUE NO LEO UN CUENTO CON ESE FINAL, ESOS FINALES QUE TANTO ME GUSTAN.