Reversión Temporal. Cuentos cortos de ciencia ficción


Reversión Temporal

Autor: Pedro Gomiz

(3.19/5)
(185 puntos / 58 votos)


Cuento publicado el 16 de Febrero de 2012


Todo empezó frente a la pantalla de mi ordenador, un día que no tenia nada de especial, hasta ese momento.
Mi mano se movía de un lado para otro controlando el ratón lo que me permitía desplazarme por la red, de repente sentí un dolor enorme ,experimentaba una sensación parecida a un calambre muscular pero sin cesar y en cada centímetro de mi cuerpo, además no podía moverme a voluntad; ni siquiera podía hablar y cada vez que respiraba el dolor en el pecho aumentaba, mi mano seguía moviéndose sola controlando el ratón (en ese momento no le preste atención), contra mas esfuerzo hacia para levantarme de mi silla el dolor mas aumentaba y una presión parecía impedírmelo.

Así que allí me quede, observando la pantalla sin poder moverme y soportando un dolor constante, de pronto mis manos involuntariamente se dirigieron hacia el teclado y al pulsar "enter" la pagina cambio a la anterior en la que estaba, al pulsar las teclas letra a letra se iba borrando la dirección de la pagina anterior quedando al final la dirección de la pagina que se mostraba ahora. Me fije en que los minutos del reloj retrocedían así que observe detenidamente lo que estaba pasando y que hacia mi cuerpo, aunque fue difícil de creer comprendí que estaba repitiendo a la inversa todos los movimientos que había echo hasta que empezó el dolor.
¿Será todo una pesadilla, una alucinación? ¿Por que no puedo moverme a voluntad y estoy sufriendo este dolor? ¿Por que el ordenador se comporta de esta manera imposible? mi mente era un mar de preocupación y desesperación...
Poco a poco me fui calmando y pensando con mas claridad, (después de todo mi mente parecía ser lo único que podía controlar desde el principio). Decidí intentar mover mi mano derecha y apartarla del ratón; con mucho esfuerzo intente moverla y algo extraño sucedía, era como si mi mano estuviera saliendo de si misma, pero esa imagen no impidió que con un empujón mas de voluntad consiguiera liberar parcialmente mi brazo y digo liberar parcialmente porque pude ver que tenia tres antebrazos y tres manos en ese momento. El nuevo brazo apareció desde la base del codo que tenia doblado y de el solo podía mover las articulaciones de la muñeca y la mano. Ahora pienso que si no hubiera visto cosas igual de raras en el cine, me hubiera desmallado de la impresión...
El brazo que podía mover no tenia mi manga en el ni tampoco sentía dolor, el otro brazo seguía con la mano reposando sobre el ratón moviéndose solo de vez en cuando...
Estaba mas nervioso y asustado de lo que lo había estado nunca, pero al ver que apareció mi mano empecé a pensar que talvez aun tenia un cuerpo que podía controlar pero estaba, no se porque atrapado en el lugar que ocupaba yo hacia un momento así que empecé a pensar en como liberarme. Pensé en hacer mas esfuerzo y tratar de levantarme pero la mesa de mi escritorio estaba en medio... me estaba desesperando, cada minuto era una tormento, aquel lugar tan estimado para mi se había convertido en una tortura.
El ordenador se apago y me di cuenta de que ya era el momento en el que llegue a casa. Como me suponía mi cuerpo se levanto de la silla y como un títere, yo con el, vi la oportunidad de liberarme y trate de retorcerme con todas mis fuerzas mientras de espaldas me dirigía a la salida, poco a poco fui quedando libre, finalmente desnudo, cansado y empapado en sudor caí al suelo... mire hacia atrás sobre mi hombro y me vi saliendo por la puerta exactamente igual que había entrado hacia una hora. No se si me dormí por el agotamiento o si me desmaye por la impresión pero irremediablemente perdí la consciencia en ese momento.

Me desperté sobresaltado y muerto de frío cuatro horas después, ¿o antes? me levante para abrir mi armario y coger algo de ropa pero la puerta no se abría, tire del asa varias veces pero no se movía ni un milímetro, hasta que con rabia pegué un tiron mas fuerte y atravesé el asa sintiendo momentáneamente un fuerte calambre en la mano como los que había soportado angustiosamente hacia unas horas... ¿ Soy un fantasma? fue la pregunta que paso fugazmente por mi cabeza. Yo no podía aceptar esa explicación, nunca creí en fantasmas pero sobretodo no quería plantearme estar muerto, no... si había una explicación debía ser científica y no paranormal.
Fui hacia mi escritorio con la esperanza de poder coger un simple lápiz pero estaba como pegado a la mesa, cualquier cosa que intentaba coger aunque fuera un papel era imposible de alterar, incluso al sentarme sobre mi cama era como estar sobre una roca.
Me acerque a la ventana para mirar fuera ( no se que esperaba ver, talvez que el mundo seguía ahí ) empecé a recordar historias sobre situaciones igual de extrañas en series de ciencia ficción que yo tanto apreciaba. No era tan fanático como para ir a convenciones de Star Trek con un traje de oficial de la flota pero si que realmente me gustaban ese tipo de series, sobretodo el aspecto futurista, la infinidad de aventuras y posibilidades que podían ocurrir en ese basto universo...
Haber visto las historias de ficción que se presentaban en aquellas series me ayudo un poco a ver la situación con mas calma aunque dentro de un nerviosismo comprensible. Tenia claro que no podía interactuar con nada físico aunque sentía el calor del sol que entraba por mi ventana y podía respirar el aire que me rodeaba, no comprendía como podía ser pero me alegraba de ello. Pero ¿como iba a comer o beber? me pregunte, y un escalofrío recorrió mi espalda asta mi nuca, empecé a ponerme mas y mas nervioso por momentos...
Decidí salir a la calle aunque estuviera completamente desnudo, era la única solución, talvez a todo el mundo le estaba sucediendo lo mismo o puede que alguien pudiera ayudarme. Me dirigí a la puerta y como si fuera a tirarla cargué contra ella, un calambre recorrió todo mi cuerpo y caí al otro lado habiéndola atravesado, "menos mal" pensé cuando vi que habían dejado el portal de la calle abierto, salí afuera y sin rumbo recorrí calle tras calle viendo en todas partes lo mismo; gente caminando hacia atrás, el sonido de palabras a la inversa y efectos que se antecedían a la causa mirara donde mirara... Parecía que el mundo se había vuelto loco, aunque talvez solo fuera yo.
Poco a poco todo iba encajando en mi mente, los movimientos que hacia mi cuerpo en el ordenador, verme a mi mismo, el mundo y todas las leyes físicas actuando como si el tiempo se hubiera revertido... Desde que empezó aquel terrible dolor en mi silla, había estado experimentando una realidad en la que el tiempo iba hacia el pasado...
Camine y camine hasta que el sol se oculto por el este y perdido en la noche en algún lugar de la ciudad... la sed y el hambre ya me acechaban pero aun faltaba mucho tiempo para que me afectaran aunque el frío ya estaba haciendo mella en mi, y no tenia idea de hasta donde había caminado o en que dirección... vi un pequeño parque y un banco iluminado por una farola, así que fui a tumbarme en el para pasar la noche, ni siquiera podía coger unos cartones para taparme pensé. Estaba asustado, desesperado y pensaba que totalmente solo... me quede dormido con la duda de si cuando todo empezó desaparecí, y el mundo siguió su marcha o si simplemente el tiempo había empezado a retroceder y ya no abría un futuro salvo el que experimentaba yo, y me parecía tan oscuro como el cielo de esa noche.

//alex


¿Te ha gustado este cuento? Deja tu comentario más abajo
(Nota: Para poder dejar tu comentario debes estar registrado.Todavía no lo estás? Hazlo en un minuto aquí)

 

Nombre:

email:

Contraseña de usuario:

Comentario:

 

Últimos comentarios sobre este cuento

Fecha: 2012-04-16 15:10:58
Nombre: David
Comentario: Me gusta la idea pero pienso que la redacción puede mejorar, y la ortografía deja mucho que desear. Además me parece que hace falta un final.